28 agosto 2014

Josi Grinboju - Autorreportaje en 5 Minutos

Con motivo del próximo lanzamiento de su nueva novela "5 Minutos Antes de Morir", Josi Grinboju, en modo "el buey solo bien se lame", se hace un autorreportaje para presentar su nueva creación. Pero cuidado con las preguntas, porque el entrevistador es medio peligroso.


- Al mejor estilo The Commitments, película en la que el protagonista arranca haciéndose un autorreportaje en la bañera, empezamos. Ok? Contame algo sobre tu cuarta novela "5 Minutos antes de morir"

- Empecemos diciendo que no es mi cuarta novela sino la quinta. La cuarta novela está terminada, esperando que decida su destino. Se llama "Guerra en la Calle" y me encanta. Solo dos personas la leyeron hasta ahora.

- Entonces, "5 minutos antes de morir" ¿nace después?

- Exacto. Tuve la idea de hacer una novela corta. Una novelita. Son menos de 90 páginas. Casi una revista larga. Eso sí, sin fotos. Se lee de un tirón

- Siempre se dijo que tus novelas se leen rápido.

- Si, un lector una vez me escribió contándome que las primeras 40 páginas de "Pasaporte" las leyó en la librería apenas comprado el libro. A veces pienso que es para sacárselas de encima (risas), pero la verdad es que tiene que ver conmigo. Yo escribo como vivo: rápido. Así como cuando caminás al lado mío: yo casi corro. Tenés que redoblar el paso para seguirme. Las novelas que escribí son iguales. No me voy a detener (aunque a veces lo intenté) dos carillas describiendo un jarrón. Josi Grinboju como escritor no te viene a romper las pelotas. Todo el tiempo está pasando algo. Es mi forma de ver las cosas. La vida misma.

- Pero la vida no es así. En la vida hay que parar la pelota.

- Cada uno sabrá cuando para la suya (that's what she said) (risas de nuevo). Yo tengo una vida muy movida. La marea va cambiando todo el tiempo. Diría que la comparación con el mar es acertada. Hay días de tempestades, de tsunamis, y días de mar calmo. Pero jamás se detiene. El mar es incansable. Se detiene el día que te morís.

- Vayamos a la novelita, como la llamaste vos. ¿De qué se trata?

- No puedo contar mucho porque arruina la esencia de la novela en sí. Es tan corta que leerla es más efectivo que preguntarme. Te puedo decir que la novela arranca con una persona que sabe que dentro de 5 minutos va a morir. La novela tiene cinco capítulos, numerados desde el 5 hacia abajo. Cada capítulo es un minuto más que va pasando. Mientras tanto, el protagonista (llevando de la mano al lector) va descubriendo no solo parte de su vida en un inevitable resumen de cuentas personal, sino que también los hechos que desencadenaron en esa sentencia de muerte anunciada. Lo que lo llevó a estar en esa situación.

- ¿Tiene que ver con la guerra? Viviendo en Israel seguramente es un tema candente en tu vida.

- No, nada que ver. Todavía no escribí nada relacionado con Israel. Tengo un proyecto llamado Mitzpe que quedó trunco. Algún día quizás lo retome. Es una novela erótica sobre un pueblito fantasma del sur de Israel. La guerra es otra cosa.

- ¿Entonces? ¿Por qué se va a morir? Adelantá algo. ¿Es un enfermo terminal?

¡No seas aguafiestas! No te voy a decir nada. En tan pocas páginas uno no puede imaginarse como de un concurso en internet ganado en Argentina se puede terminar atado a una silla esperando su propia muerte en California. ¿Qué tanto se puede complicar la vida de una persona?

- ¿La tuya también se complica así de rápido?

- (Risas) Vos hablás porque me conocés bien (más risas). Puede ser. Sin embargo esta novela no es autobiográfica en ningún sentido.

- Vamos... no mientas. Dicen que uno escribe lo que uno es.

- Estoy de acuerdo con eso. Siempre se cuelan cositas. Propias o de los que nos rodean. La magia está en que nadie sabe qué es de cada uno. La gente me pregunatab "¿Vos sos Edy o Nena?"  (NdR: personajes de la primera novela "Pasaporte") o tratan de adivinar "Si Nena vive en Haedo, ¡seguro que está inspirada en Paula!". Yo solo sonrío y callo. Mi ex mujer me acusaba de haberme convertido en un personaje de mis novelas. Pero es al revés, los personajes se crean a imagen y semejanza. Creo que ella nunca entendió esa novela (guiña un ojo).

- Y esta novela sale por primera vez en formato digital solamente. ¿Por qué?

- Porque sí. Porque editar en Argentina estando lejos es un poco frustrante, sin poder acompañar el lanzamiento, el empuje que le pondría si estuviese allí. Entonces sale de mi teclado al mundo. El que la quiera leer, ahí está, gratis, a un click de distancia. Veremos cómo funciona y si da resultados, la cuarta novela, saldrá a continuación de la quinta de la misma manera.

- 5 Minutos antes de Morir, amenaza con un final trágico.

- A mí me han dicho cosas contradictorias sobre mi manera de escribir. Algunos dijeron que soy un romántico hollywoodeano clásico y otros que cuando se viene el cliché siempre pego el volantazo a la historia y dejo al lector con las ganas del final esperado.

- ¿Y vos qué pensás?

- Que los dos tienen razón. No tengo una fórmula. Me aburriría si escribiese siempre lo mismo. Escribir es como jugar con muñequitos. Todos los días inventás una historia nueva.

- Entonces... ¿final trágico o no?

- En 5 minutos lo vas a saber.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante la idea del autoreportaje. Lo de (risas) me mató. Muy piola.
Desde Finlandia!!!
Rodro

Anónimo dijo...

Estoy esperando 5,4,3,2,1 suena muy buena... la entrevista promete
Juan Lucas

Alain dijo...

Me da miedito lo del flaco atado a una silla en California. No sé si me animo a leerla, después voy a tener pesadillas con verdugos gringos con cara de soretes. La puta madre Josi, por qué no escribís novelas rosas tipo Corín Tellado ? Qué joder !
Abrazo desde la provincia más grande de Argentina (Uruguay of course!)

Laura Palisa dijo...

Guau... muy buen gancho la entrevista!
Cuándo es el lanzamiento mundial??

Josi dijo...

Pronto, pronto

David Silveira dijo...

Y como se hace para obtener una de estas novelas??
Por cierto, podrias tambien tener un programa de auto entrevistas...

Mariana dijo...

Me tomo un té y espero tenerla en mi ordenador (siempre quise escribir ordenador!, hace que me sienta extranjera). Vamos, vamos, quiero leerla.